Como obtener una paz interior

La paz interior es el bien más preciado que podemos poseer. Podemos usar la paz interior que tenemos en un momento determinado para evaluar qué tal lo estamos haciendo.

La paz interior es como nuestra brújula, cuando vivimos en armonía con nuestros valores y convicciones disfrutamos de paz interior. Si comprometemos nuestros valores o vamos en contra de nuestra guía interior entonces nuestra paz interior va a sufrir.

Nunca te apresures, haz todo tranquilamente y con espíritu tranquilo. No pierdas la paz interior por nada, sea lo que sea, incluso si tu mundo entero se enfada.

– San Francisco de Sales

La paz interior o armonía no solo es personal, sino que afecta a grupos, organizaciones y corporaciones.

Conseguir la paz interior debe ser la principal guía que usamos para organizar nuestra vida. El éxito y paz interior van unidos de la mano.

Solo podremos ser una persona de éxito en la medida que hemos conseguido primero nuestra propia armonía.

A la mayor parte de nosotros desde pequeños nos han inculcado una serie de ideas religiosas en las que la felicidad de otra era primordial frente a la propia nuestra. Pero ¿cómo podríamos hacer feliz a alguien si primero no lo somos nosotros mismos? Esa es una idea que nos va a generar conflicto y tenemos que identificarla y tenerla en cuenta: luchar por nuestra propia felicidad no es un acto de egoísmo, es una necesidad y prioridad.

Nadie va luchar por nuestra propia felicidad salvo nosotros mismos.

Vivir la vida siguiendo el camino de otros es una fuente segura de frustración y descontento.

Nadie puede dar a otros lo que uno mismo no posee. No podremos dar felicidad si no la tenemos nosotros primero.

¿Qué es la felicidad sino la armonía entre un hombre y la vida que tiene?

¿Cuándo conseguimos paz interior?

La paz interior se consigue cuando eliminamos de nuestro interior las emociones destructivas de miedo, odio, resentimiento, rabia y preocupación.

En ausencia de esas emociones negativas, la paz interior llega automáticamente.

La clave de la felicidad y de una vida productiva es por tanto eliminar de nuestra vida esas emociones negativas.

¡Suena fácil, pero por desgracia no lo es! La mayor dificultad viene de lo apegados que estamos a las situaciones y personas que precisamente provocan esas emociones negativas.

¿Qué es lo que necesitarías cambiar para ser totalmente feliz? Déjalo de lado por ahora y céntrate en la prioridad: visualiza cómo sería tu vida si tuvieras una completa paz interior.

¿Dónde vivirías? ¿con quién estarías? ¿Cuál sería tu trabajo? ¿qué harías con tu tiempo? ¿cómo sería la relación con tu familia? ¿cómo ayudarías a otros?

Si marcamos la paz interior como nuestro objetivo primordial y cualquier acto lo tomamos o desechamos decidiendo si mejora nuestra paz interior, será muy poco probable tomar decisiones erróneas.

Si aprendemos a ver la vida y lo que ella trae de forma positiva, si de cada situación difícil podemos sacar una lección valiosa, si aprendemos a hacer de esa aparente derrota una victoria y comenzaremos a descubrir el Arte de Vivir Feliz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *